Uno de los sentimientos más importantes en el mundo y en la vida es el amor. Ese amor que llega de manera inesperada y hiere mucho.

Crees que has olvidado todo aquello que te hacía daño y estás preparada para empezar de nuevo, pero de la nada, regresa alguien que cambia tus expectativas,

No tenía nada planeado con respecto a lo romántico, estaba tranquila y feliz porque era una semana corta y porque me iba a divertir. No sé si mantener contacto con tu ex pareja sea algo bueno pero yo no lo estaba. Todo comenzó el pasado martes, se dieron las cosas para salir con él, no lo niego estaba algo nerviosa, emocionada y preocupada por lo que podría pasar.

Nos volvimos a ver exactamente después de ocho meses, puede parecer un poco difícil de creer pero es la verdad. Me alejé de él completamente porque quería olvidar, sanar y dejar de sentir cariño. Siento que me equivoqué en todo el sentido de la palabra con él, me lastimó y la verdad tenía planeado vengarme, ese sería mi haz bajo la manga.

Las cosas, muchas de las veces no salen de acuerdo a lo planeado, sentía un gran rencor hacia él, lo único que quería era que sienta el dolor que en algún momento, lo sentí. Ahora estoy confundida, mi cabeza dice una cosa pero mi corazón otra, estoy dándole muchas vueltas al asunto sobre si valdría la pena intentar comenzar algo con él.

Mis amigas no lo quieren para nada, por esa parte no sabría cómo lidiar con ese asunto. Si  llegase a volver con mi ex, ellas me hablarían y dirían que soy una tonta que después de todo lo que me hizo y de haber llorado tanto, aun así decida regresar con él, es ser una idiota.

Lo único que deseo y pido a Dios es que me ayude, guíe y aclare las ideas, no quiero volver a equivocarme, aunque de los errores se aprenden, no me gustaría volver a llorar ni crear sentimientos de odio hacia alguien que sé como es.