alexadreamcom

¡Hola! Me llamo Karen Gonzaga, me gusta los medios de comunicación, en especial la televisión. Amo a los animales y a la naturaleza. El objetivo de este blog es proporcionar información y consejos para el cuidado de nuestras mascotas, establecer una buena relación con ellos y pautas para educar a nuestras mascotas.

¿Amar u odiar? — 11 diciembre, 2017

¿Amar u odiar?

Uno de los sentimientos más importantes en el mundo y en la vida es el amor. Ese amor que llega de manera inesperada y hiere mucho.

Crees que has olvidado todo aquello que te hacía daño y estás preparada para empezar de nuevo, pero de la nada, regresa alguien que cambia tus expectativas,

No tenía nada planeado con respecto a lo romántico, estaba tranquila y feliz porque era una semana corta y porque me iba a divertir. No sé si mantener contacto con tu ex pareja sea algo bueno pero yo no lo estaba. Todo comenzó el pasado martes, se dieron las cosas para salir con él, no lo niego estaba algo nerviosa, emocionada y preocupada por lo que podría pasar.

Nos volvimos a ver exactamente después de ocho meses, puede parecer un poco difícil de creer pero es la verdad. Me alejé de él completamente porque quería olvidar, sanar y dejar de sentir cariño. Siento que me equivoqué en todo el sentido de la palabra con él, me lastimó y la verdad tenía planeado vengarme, ese sería mi haz bajo la manga.

Las cosas, muchas de las veces no salen de acuerdo a lo planeado, sentía un gran rencor hacia él, lo único que quería era que sienta el dolor que en algún momento, lo sentí. Ahora estoy confundida, mi cabeza dice una cosa pero mi corazón otra, estoy dándole muchas vueltas al asunto sobre si valdría la pena intentar comenzar algo con él.

Mis amigas no lo quieren para nada, por esa parte no sabría cómo lidiar con ese asunto. Si  llegase a volver con mi ex, ellas me hablarían y dirían que soy una tonta que después de todo lo que me hizo y de haber llorado tanto, aun así decida regresar con él, es ser una idiota.

Lo único que deseo y pido a Dios es que me ayude, guíe y aclare las ideas, no quiero volver a equivocarme, aunque de los errores se aprenden, no me gustaría volver a llorar ni crear sentimientos de odio hacia alguien que sé como es.

Anuncios
¡A vivir la vida! — 4 diciembre, 2017

¡A vivir la vida!

Cada persona es un mundo, tiene una vida única y diferente a los demás, es un ser que ha sido creado a imagen y semejanza de Dios.

Muchas veces en la vida nos dedicamos a juzgar al resto de personas; sus acciones, actitudes, logros o éxitos que obtienen nos parecen mal. Y así, pasamos la vida, preocupándonos por lo que hacen los demás, en lugar de ocuparnos de nosotros mismos.

Puede que suene muy trillada la frase: “La vida es corta” pero es así. Estamos en este por una razón de ser y hacer, con una misión a cumplir. Valorar cada segundo, momento que suceden en la vida es importante, nunca se vuelve a repetir lo mismo, dos veces.

Luchemos, seamos constantes cada día con lo que deseamos lograr, nuestros anhelos no se cumplen solos. Todo comienza en enfocarse en lo que queremos lograr, ser positivos, aprender de nuestros errores, en general, ser mejores personas cada día.

Si deseamos conseguir, obtener o lograr algo, hay que tener constancia, disciplina, paciencia y creer que nuestros sueños se pueden volver realidad, siempre y cuando seamos quienes hacen todo lo posible para que así suceda.

Hacer las cosas porque nos nacen hacerlas no por ser mejor o tratar de hacer sentir menos a los demás, nadie es mejor que nadie, a los únicos que debemos superar cada día es a nosotros mismos.

Para ser felices se debe dejar de ver solo el lado negativo de las cosas y poner actitud positiva a lo que suceda. Es verdad, todo en la vida no es color de rosa pero depende de la actitud que pongamos ante ella, no sería malo, mostrar una sonrisa a pesar de haber tenido un mal día.

¡Alejarse e Ignorar! — 20 noviembre, 2017

¡Alejarse e Ignorar!

En la vida cuando menos te lo esperas, recibes una puñalada en la espalda de personas a quiénes creías leales y sinceras.

Confiar demasiado en las personas es lo menos adecuado que se debe hacer, bueno, desde mi punto de vista. Es que así es cómo pienso, después de creer y confiar en personas de la propia familia, quienes se suponen que conocen y entienden más que nadie lo difícil que es la vida, solo muestran una máscara de mentiras e hipocresía.

Así nos sucedió a mi tío Yobany y mi persona. Tener una relación de confianza, respeto y gratitud entre hermanos debería ser fundamental en una familia, en momentos difíciles y buenos, apoyarse el uno al otro sería lo correcto. Mi tío en estos momentos se encuentra en una encrucijada, nunca imaginó recibir una traición de su hermana.

Estas acciones o situaciones te llevan a desconfiar de todas las personas incluso, dudar de nuestra propia sombra. No se cree en palabras, sino en hechos que significan sinceridad y honestidad de una persona.

La mejor decisión que se puede tomar, es optar por alejarse e ignorar, así de simple. De este modo vamos a lograr tener tranquilidad en nuestra vida. No hay que amargarse ni dañarse la vida por personas así, al fin y al cabo, todos rendiremos cuentas a Dios de todo lo que hicimos en este mundo y será Él, el encargado de hacer justicia. Todo es cuestión de tiempo y paciencia, no hay que desesperar.

¡Hasta siempre! — 5 noviembre, 2017

¡Hasta siempre!

La vida da grandes sorpresas, unas buenas y otras malas, que muchas de las veces no se puede hacer nada, simplemente aceptar y dejar que las cosas sucedan como tienen que suceder.

Quizá para muchas personas, es una idea descabellada, loca o exagerada pero espero que algún día, puedan entender. Perder a un ser querido es doloroso, se siente que parte de nosotros, se va con aquel ser. Y no, no he perdido a un familiar, perdí a una de mis mascotas.

20170722_162029
“Cafecito” con tres meses de edad.

Algunos pensarán que el simple hecho de que no hablen o den un abrazo, son simplemente animales. Para mí son mucho más que eso, los quiero como hijos, si puede que esté exagerando pero es lo que siento.

Desde que era pequeña, a mis abuelitos les encantaba tener sus animales, es por ello, que crecí en un hogar rodeada con estos seres.

El miércoles pasado me llevé una sorpresa triste y desagradable a la vez. En la noche, llegando de clases, me encontré en el camino a “Cafecito”, así lo llamé, mi perro, quien yacía sin vida. A lo lejos noté su cuerpo, creí que estaba confundida o algo, pero cada vez que me iba acercando, solo pude comprobar que se trataba de él. No sé las circunstancias de su muerte, ni cuánto tiempo llevaba así, cuando lo moví, se encontraba frío y sin ningún síntoma de vida.

20170701_152520
Después de haber recibido un baño.

Fue un acontecimiento que me tomó por sorpresa. Cuando llegué al mediodía a almorzar, estaban todos bien, comieron, jugaron y se fueron a dormir. Tenía que regresar a clases y no me imaginé que podía pasar algo así. Ese día fue la última vez que lo vi correr y jugar, no alcancé a despedirme de él, como tenía que hacerlo.

Mis perros son quienes me acompañan en todo momento, sin necesidad de decir algo, están en las buenas y malas, con su compañía me siento bien y no me encuentro sola. Por esta razón, me duele que se haya tenido que ir de manera inesperada.

Lo que le puedo decir a “Cafecito” es que me hace falta, lo extraño mucho, espero que se encuentre en un mejor lugar donde esté feliz, jugando, corriendo de aquí para allá, como lo sabía hacer. Gracias por tu cariño, travesuras y compañía incondicional. Te quiero mi “Cafecito”. ¡Hasta siempre!

20171026_080008
“Cafecito” con siete meses de edad y una de sus últimas fotos.
Un motivo para sonreír a la vida — 30 octubre, 2017

Un motivo para sonreír a la vida

En la sociedad actualidad, se pueden observar muchos casos de jóvenes embarazadas o con un niño en brazos, dejan de lado la etapa de adolescente para asumir una gran responsabilidad, la de ser madres. María es una joven que desea y lucha por salir adelante y ser una gran profesional, no sólo por ella sino por su hija.

22766560_1502495479829864_341515158_o.jpg
María junto a su hija Jennifer.

El día martes de la semana pasada, aprovechando que salí pronto de clases por la mañana, fui a visitarla a su casa ubicada en el barrio “Cuarto Centenario”. Desde hace algunos meses, no habíamos tenido la oportunidad de hablar un momento.

Nos conocemos desde el colegio, fuimos compañeras y poco a poco, comenzamos a entablar una amistad que perdura en el  tiempo. Nuestra amistad tuvo altibajos, los cuales afectaron y ocasionaron un alejamiento entre nosotras. Éramos como un par de extrañas, si me veía o la veía, no te conozco ni te saludo.

22766490_1502493679830044_6528512_o
María con 6 meses de gestación.

Cansadas de seguir en esa situación, decidimos hablar para buscar una solución al problema y con ello, determinar si, se continuaba siendo amigas o si lo mejor era, alejarse y hacer como, si nunca nos hubiéramos conocido. Gracias a Dios, las cosas se  arreglaron y nuestra amistad permanece y se fortalece cada día.

María Moreno salió embarazada a la edad de 20 años. Su hija, Jennifer nació sana, grande y con un buen peso. La bebé crece cada día y ella busca la manera de alimentar y cuidar a su hija.

22766374_1502494579829954_576230839_o.jpg
Su hija Jennifer con 7 meses de edad.

Actualmente María, aunque no tenga una buena relación con su pareja, el padre de la hija, se mantiene en calma y trata de convivir en un ambiente de armonía para evitar dañar a su bebé. La razón o motivo para seguir en pie con sus aspiraciones es, su hija.

22751154_1502492966496782_32259689_o
Junto a su familia, pareja e hija.
Cómo él, nadie o… muy pocos — 15 octubre, 2017

Cómo él, nadie o… muy pocos

En la vida existen personas que son realmente de admirar, por su esfuerzo y las ganas de seguir adelante, pese a todas las dificultades que han tenido y tienen que pasar. Entre ellas, hay una en especial, mi tío Yobany.

Él es una persona que desde pequeño vivió hechos dolorosos y difíciles de olvidar. La verdad, no sé por dónde empezar pero él, es lo que es hoy en día, gracias al apoyo de sus padres y su sueño de ser alguien en la vida.

tio
Yobany, ejemplo de persona.

Desde que era niño tuvo que trabajar para ayudar a la economía del hogar, vendía porciones de leña a las panaderías para de alguna manera conseguir alimento para la casa. De los ocho hermanos, mi tío es el único que trabajó para apoyar a sus padres. No dejó de lado sus estudios, en la mañana asistía a clases y en la tarde iba a recoger leña, dar de comer a los animales o traerlos de Sanambay, lugar donde llevaba a pastar a ovejas y chivas. Este lugar quedaba cinco horas en total de ida y vuelta a Amaluza, salía dos de la tarde y regresaba, siete de la noche.

Su niñez no fue buena, sufrió maltrato y discriminación por parte de dos hermanos mayores. La razón, ser moreno, pues los demás hermanos, tenían un tono de piel clara porque mi abuela  posee ese color de piel. Recibió golpes, castigos, ofensas como, “eres un regalado, mis padres te cambiaron con una burra”, entre muchas cosas más. La relación con estas dos personas no fue y no ha sido buena, pese a pasar el tiempo y ser personas adultas, no se cansan de decir que mi tío no es hijo de mis abuelos.

22537870_1473878969354415_410076543_n
Yobany como cachiporrero de su colegio en Amaluza.

Siendo un adolescente, mi tío junto con sus padres vino a Loja en busca de mejores condiciones de vida. Aquí no fue nada fácil, conseguir un lugar para vivir, un trabajo, se tornó complicado. Lo que más importaba a mi tío, era tener una casa para refugiar a sus padres y tres hermanos discapacitados. Asimismo, trabajó y estudió para sacar adelante a su familia. Muchas de las veces tenía un gran dilema porque no le alcanza el dinero para comprar medicinas y comida, o bien, compraba una cosa o la otra pero no se abastecía para adquirir todo, todavía era un estudiante de colegio.

Preocupado por el momento difícil que estaba pasando, decidió que la única manera de sobrellevar esa situación, era terminar sus estudios secundarios y seguir una carrera universitaria. Así lo hizo, estudió la licenciatura en Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional de Loja, es el único de los ocho hermanos que se convirtió en profesional.

22555820_1473879099354402_894235234_o
Yobany con sus padres, María y Augusto en su graduación universitaria.

Parece que también es el único hijo porque, el cuida y sustenta a la familia. En vida, se preocupó por su padre, quien lamentablemente falleció hace ocho años, un hecho que lo destrozó por completo. Tuvo que ser fuerte y recuperarse por su madre y hermanos discapacitados, pues solo cuentan con él. Mi abuela es la vida de mi tío, la cuida, asea, alimenta, lleva a chequeos médicos, es todo, incluso está por encima de su salud. Yobany ha tenido dos operaciones, las cuales no le ha importado recuperarse totalmente por cuidar a los suyos. Ese es su día a día, velar por el bienestar de mi abuela y de mis tíos que tienen epilepsia y discapacidad física e intelectual, no cuenta con el apoyo de los otros hermanos.

Yobany es un buen hijo, tío, hermano y sobre todo, es una persona fuerte de carácter por todo lo que tuvo que vivir, no se deja de nadie y defiende a quien tiene que hacerlo. Lo admiro mucho y lo quiero mucho, no imagino qué sería de nuestra vida sin él.

 

La otra cara de un estudiante — 8 octubre, 2017

La otra cara de un estudiante

En la universidad se puede encontrar una gran cantidad y variedad de historias personales o académicas. En la primera semana de clases, me encontré con mi amiga Makarena, por los pasillos del edificio 4, específicamente fue el día miércoles. Desde lejos pude notar que estaba triste, no era la misma persona de siempre, alegre y ocurrida; hablamos un poco de las clases, luego le pregunté qué le ocurría, estaba intrigada, dijo que se sentía mal anímicamente porque había peleado con sus padres.

IMG-20170719-WA0009
Pasillos del edificio 4.

Cuando era pequeña, creció con sus abuelos paternos, sus padres no la visitaban muy a menudo, por ende, no tenía mucho apego con ellos. A la edad de 10 años, sus progenitores decidieron llevarla a vivir a su casa. Con el pasar del tiempo, para Makarena ha sido difícil adaptarse a su hogar, pues, no sentía y actualmente no siente comodidad con su familia. La razón de esta difícil situación, se debe a que, su madre la culpa de ser la responsable de haber perdido muchas oportunidades en la vida, salió embarazada a la edad de 17 años y tuvo que dejar de estudiar. Por su parte, el padre también tuvo que dejar los estudios y comenzar a trabajar para asumir una nueva responsabilidad, ser papá.

abu
Abuela y madre de Makarena.

Uno de los problemas constantes que se dan, es el reclamo de sus acciones. Su madre nunca está de acuerdo con lo que Makarena, expone o hace, todo le parece mal y el papá no dice nada porque lo que diga su mujer, está bien.

padres
Edwin Campoverde y Patricia Loaiza, padres.

“Maky” como se la llama cariñosamente, vive en Loja por sus estudios en la universidad, pues ella es de Macará; cursa el quinto ciclo de la carrera de Arquitectura. Admiro mucho a mi amiga porque a pesar de tener una familia, a la cual parece no pertenecer, también lucha constantemente con una enfermedad complicada, epilepsia.

Es una persona que no se deja vencer por las difíciles circunstancias que ha tenido que vivir. Un gran apoyo para sobrellevar los problemas de sus padres, universidad, y otros más, ha sido su novio, Marco, quien apoya en todo momento y siempre la cuida y trata de que sea feliz.

Lia Campoverde 20171008_144040
Makarena y su enamorado Marco.